martes, 26 de enero de 2010

¿AMIGOS O ENEMIGOS?

LOS DOS PUNTOS DE VISTA RESPECTO A LA SALVACIÓN.

ARMINIANISMO
Sistema teológico de Jacobo Arminio (1560–1609), eminente teólogo holandés que reaccionó contra el calvinismo más estricto a principios del siglo XVII. Al año siguiente de su muerte, sus partidarios publicaron la Remonstrans [Protesta] y desde entonces existe una Iglesia Holandesa Remonstrante. La «Protesta» de Arminio establecía cinco artículos:
(1) La salvación es para los que creen en Cristo y perseveran en sus caminos.
(2) Cristo murió por todos, aunque sólo los creyentes se apropian de los beneficios de la expiación.
(3) Los humanos necesitan la ayuda del Espíritu Santo para lograr agradar a Dios y creer en Cristo.
(4) La gracia es indispensable, pero no irresistible.
(5) Los creyentes pueden caer de la gracia y, por lo tanto, perder la salvación.
Estas doctrinas contrastan con los cinco puntos del CALVINISMO clásico.
La teología arminiana la aceptaron los LAUDIANOS (anglicanos partidarios del arzobispo Laud), los BAUTISTAS GENERALES y los BAUTISTAS DEL LIBRE ALBEDRÍO, los metodistas, la gran mayoría de los pentecostales (véanse las diferentes iglesias pentecostales) y las iglesias de santidad. Existen dudas acerca de si el anticalvinismo inglés, que recibió el nombre de arminianismo, tuvo conexiones reales con el movimiento holandés.

CALVINISMO
Sistema teológico basado en las enseñanzas de Juan Calvino. Las iglesias presbiterianas y reformadas pertenecen históricamente a esa tradición.
Los cinco puntos del calvinismo son:
(1) La total depravación de los humanos,
(2) La elección incondicional al cielo o al infierno,
(3) La expiación limitada a los elegidos,
(4) La gracia irresistible,
(5) La perseverancia final de los santos.
Los documentos históricos más conocidos del calvinismo son La Institución de la Religión Cristiana (1536), escrito por el mismo Calvino, y la Confesión de Fe de Westminster (1643), redactada por teólogos protestantes británicos y adoptada como norma de fe por las iglesias presbiterianas.
La teología de Jacobo Arminio, otro teólogo protestante, conocida como ARMINIANISMO, contradice los puntos básicos del calvinismo.

No hay comentarios: